Hojas de Personaje

•agosto 9, 2012 • Dejar un comentario

Dejo la hoja de personaje traducida al español. El diseño original pertenece al dueño o diseñador de Dyslexic Studeos (tenéis el enlace en la barra lateral).

Hoja de Personaje Básica

Anuncios

De la Creación y la Larga Guerra

•agosto 9, 2012 • Dejar un comentario

De la creación

Según cuenta el alto libro de los Nisiri, escrito de puño y letra por el Escritor, quien escuchó la historia de la creación de los propios Grimorios, al principio sólo existía la Oscuridad. Y la Oscuridad lo consumía todo y reposaba, perezosa. Nada existía dentro de ella y nada había más allá de ella. Y así pasaron los eones, más vidas de hombres de las que se han vivido en Ashaban desde la creación y más de las que se vivan cuando llegue el Apocalipsis.

De la aparición de las luces

Sin embargo, llegó un momento en que la Oscuridad empezó a rebullir, nerviosa. Algo pasaba que escapaba a su control. Una puñalada empezó a atravesarla, un dolor constante que se le clavaba en lo más profundo de su ser. Y de la Oscuridad, surgió la primera Luz y se nombró Azure, la Luz Celeste. Y la Oscuridad no sabía qué era aquello pero sabía que la amenazaba e intentó destruirla por todos los medios. Pero la Oscuridad retrocedía porque Azure era Luz y los zarcillos de la Oscuridad no podían tocarla. Y Azure vio que la Oscuridad era perversa y debía ser destruida. Y durante eones Azure y la Oscuridad lucharon y ninguna pudo alzarse sobre la otra.

Y Azure meditó y llegó a la conclusión de que necesitaría ayuda para destruir a la Oscuridad, pues su Luz no era suficiente para llegar a todas partes, y allí donde su Luz era débil la Oscuridad ganaba poder, pues se alimentaba de las Sombras que la Luz de Azure proyectaba. Y así Azure resolvió sacrificar parte de su Luz, y del sacrificio, surgieron Trece Luces. Estaban Denwoa la Sabia y Radelam; y Jorne, y Dangura el de las nueve alas; también estaban Baniethere y Bashoran. Estaba Ashael el Bello, y Ardish el de un solo ojo. Estaban Mosiar y Cratiat, que eran amantes. Estaban también los gemelos, Radwar e Itaris, y por último estaba Qualroth el Radiante, cuya Luz era casi tan brillante como la de Azure.

De la Larga Guerra

Y así, la Guerra entre Azure y las Treces Luces contra la Oscuridad y sus Sombras estalló. Muchos eones duró esta Guerra sin que ninguno de los bandos se impusiera sobre otro. Las Luces eran poderosas, pero su Luz provocaba que incontables Sombras se proyectaran y procuraran un ejército a la Oscuridad. Y Azure dio a conocer a sus Luces que no podían ganar la Guerra y una vez más se retiró a meditar. Las Trece Luces quedaron consternadas, pues la duda parecía crecer en su Señor y Creador, pero la Guerra continuaba, y aún en ausencia de la Luz Celeste, ellas lucharon. Y durante incontables eones la lucha continuó sin que Azure diera muestras de aparecer y las Trece Luces continuaron combatiendo la Oscuridad sin descanso. Fue Qualroth quién tomo las riendas y dirigió a sus hermanos a la batalla.

Pero la Guerra no llegaba a su fin y la Oscuridad distaba mucho de estar derrotada. Y la duda empezó a hacer mella en las Trece Luces, y en ausencia de Azure, decidieron reunirse en cónclave.

Del sacrificio

Largo tiempo permanecieron las Luces encerradas y largo y difícil fue su discusión. Fue finalmente Denwoa, a la que habían apodado la Sabia por su templanza y sus buenos consejos, la que dio con la solución. Y todas las Luces aceptaron cumplir con su papel. La siguiente vez que fueron a la Guerra, lo hicieron por parejas. Los gemelos Radwar e Itaris, Denwoa y Radelam, Jorne y Dangura, Ardish y Bashoran, Ashael y Banethiere. Mosiar y Cratiat iban fundidas en un gran abrazo. Y por último iba Qualroth, que no tenía pareja, cuya misión era la más dura y difícil de todas, pues consistía en quedarse mirando hasta el final.

Fueron los gemelos, que siempre habían sido los más osados, los que empezaron. Los dos hermanos fundieron su Luz en una sola, y con un último gesto, la sacrificaron. Cuando la Luz finalmente se extinguió, una Barrera había sido creada alrededor de la Oscuridad, conteniéndola, y muchas Sombras perecieron, pues eran hijas de la Luz y la Oscuridad, y al disminuir la Luz, no podían seguir existiendo. Pero la barrera era débil y una sola no sería suficiente. Una a una cinco de las seis parejas restantes fueron sacrificando su Luz, y con cada extinción, una nueva Barrera aprisionaba a la Oscuridad y mas Sombras perecían. Tal había sido el plan de Denwoa. Ya que la Oscuridad no podía ser destruida, la contendrían hasta que Azure regresara con la solución.

Finalmente, sólo quedaron Qualroth y los amantes. Qualroth, despidiéndose de las dos hermanas que le restaban, sacrificó su luz y creó la última Barrera. Y fue esta la más brillante de todas, y la que completó el encierro. Y Moslar y Cratiat lloraron por sus hermanas y lloraron por su destino. Y de estas lágrimas surgieron las estrellas que pueblan los cielos. Y los amantes se fundieron en un último abrazo, y de esta unión surgió la Luna que aparece por las noches. Y finalmente, se separaron y cada una de ellas se convirtió en una brillante antorcha que iluminaría el camino para que Azure encontrara la senda de regreso, pero cuya luz no alimentaría a las Sombras, pues ya todas habían perecido. Y así, los amantes quedaron separados para siempre, pues se desplazarían alrededor de las Barreras, pero estaban destinadas a no encontrarse jamás.

Y fue así, que la Oscuridad quedó contenida, y empezó la Primera Era.

Una Bienvenida

•agosto 9, 2012 • Dejar un comentario

Te doy la bienvenida a Ashaban.

No sé qué extraños devenires te han traído hasta este destino, pero mucho me temo que seré el único en darte la bienvenida a este mundo.

Ashaban es un mundo en guerra, un mundo que no conoce el significado de la palabra paz. Incluso su creación se remonta a un conflicto milenario entre la luz y la oscuridad, pero hay mucho más que eso. La disputa en Ashaban enfrenta a multitud de razas diferentes en grandes contiendas que llegan a cambiar la faz del mundo. Ashaban es una tierra peligrosa, por lo tanto, pero no exenta de belleza, un mundo lleno de paisajes exóticos, ruinas gigantescas, islas flotantes y barcos voladores.

Si buscas aventuras, gloria, riqueza o renombre y no temes los peligros que entrama esta extraña tierra, este es tu sitio.

Bienvenido a Ashaban.